Julia, el primer personaje con autismo de Plaza Sésamo


Fue creada para lograr que los niños comprendan los comportamientos y problemas que atraviesan los chicos autistas. La emocionante historia de la titiritera que vive esta problemática en carne propia

Hace ya casi 50 años que el programa Plaza Sésamo marca tendencia en la televisión infantil educativa. Desde su primera emisión en la década del 70 fue pionero en el rubro y rompió todos los esquemas de la televisión para niños -por entonces solo humorística y con poco foco de aprendizaje- y continúa innovando en la actualidad.
A partir de abril, el show va a apostar por un fuerte salto de calidad en cuanto a diversidad, inclusión y  convivencia con otras realidades sumando al grupo de muñecos protagonistas a su primer personaje con autismo. Se trata de Julia -una pequeña muppet femenina de piel amarilla com un vistoso corte de pelo rojo y enormes ojos verdes- que ya tiene dos años de historia en el universo Sésamo, pero que recién ahora aparecerá frente a las cámaras con acción real.
Julia hizo su debut en libros digitales y gráficos en octubre de 2015 y en una iniciativa de impacto social animada llamada Plaza Sésamo y el Autismo: Descubre lo asombroso en cada chico. Estos proyectos fueron tan bien recibidos que los productores decidieron que Julia tenía que ser parte del grupo principal del programa y que, por supuesto, debían crear un nuevo muppet.


La vida real, también en la ficción

En las cinco décadas al aire que tiene Plaza Sésamo, sus productores hicieron grandes esfuerzos por incluir temáticas tan importantes como sensibles como lo son las cuestiones raciales, la muerte, las discapacidades, los prejuicios, el divorcio o la problemática de los hijos de padres y madres en la cárcel.
Estudios posteriores, de hecho, demostraron que el tratamiento de estos temas tenía un impacto positivo en el aprendizaje infantil y el desarrollo de sus vínculos. En cuanto a la muerte en particular, los guionistas se enfrentaron en diciembre de 1982 con el fallecimiento de un personaje adorado por el público, conocido como "Sr. Hooper".
En los siguientes episodios a la muerte de Will Lee, el actor encargado de personificarlo, en vez de reemplazarlo o evitar nombrarlo, los compañeros humanos de Big Bird o Elmo les comentaban que Hooper había muerto y que no volverían a verlo, que aunque todos estaban tristes iban a extrañarlo. Que lo importante era saber que pudieron conocerlo, que los recuerdos perduran y que las vida, lamentablemente, es así.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada 160 niños el mundo tiene un trastorno del espectro autista (TEA). Éste es el dato que empujó a los productores a incorporar esta temática. "Queríamos promover una mejor comprensión y reducir el estigma que hay a menudo en torno a estos niños. Estamos modelando la forma en que niños y adultos puedan mirar al autismo, principalmete desde una perspectiva basada en mostrar las cosas que todos los niños comparten", dijo Jeanette Betancourt, vicepresidente senior de Impacto Social en el Sesame Workshop de Estados Unidos.
Share on Google Plus

Radio Líquida

Te traemos información de interés todos los días, acompañada de la mejor música. Síguenos en facebook, twitter, instagram, y descarga nuestra app para que nunca te pierdas un segundo de nuestra programación. También nos gusta recibir mails (somos nostálgicos) así que escríbenos a contacto@radioliquida.com y cuéntanos lo que quieras.

0 comentarios :

Publicar un comentario